QUE ME INSPIRA:

En cada obra parto en general de esquemas muy simples, donde defino el tamaño, a veces el tema y los elementos que voy a utilizar, a medida que avanzo surgirán unos, se descartarán otros.

Las fuentes de inspiración son muchas: los tejidos precolombinos, las alfombras árabes, los tapices europeos, el arte africano. Junto a todo eso los diseños de hoy, aplicados en la moda, en la decoración, en los espacios que nos define la arquitectura. Obviamente me inspira también la pintura y las obras de los artesanos, cualquiera sea el material que utilicen.

Al vivir en una ciudad cosmopolita como Buenos Aires, donde tenemos acceso a todo tipo de manifestaciones artísticas y con un paisaje muy variado, donde el acceso a los materiales, o por lo menos a su conocimiento, está tan a nuestro alcance, me facilita integrar lo nuevo y lo antiguo en formas, en imágenes propias.

Siento que formo parte de la época y del lugar que me toca vivir, eso define mi obra a la hora de inspirarme. Los viajes me permiten el conocimiento directo de obras hechas con muy variadas técnicas antiguas y modernas que aun hoy siguen vigentes, sólo falta conocerlas e integrarlas.

Para los pueblos precolombinos, del mismo modo que para los árabes, el arte textil era y es su arte mayor.

En los textiles precolombinos me conmueve sobre todo su juego plástico, sus formas abstractas, la diversidad de las texturas, la calidez de sus colores, la calidad y delgadez de los hilos que utlizan, que les permiten expresar mucho en un pequeño espacio.

Retomo sus recursos técnicos y expresivos, que son universales, no sus temas que hacen referencia a su mitología, a sus creencias, porque forman parte de una cultura, una geografía, y una época que no es la mía.

Rescato sí la representación fragmentada, contar una historia o mostrar un paisaje de a pedacitos. También el uso de diagonales, de formas escalonadas, que crean espacios que luego hay que cubrir.

Por eso no creo que la inspiración sea espontánea, todo lo contrario parte de una búsqueda, de un conocimiento previo, aunque a la hora de iniciar una obra, aparece lo imprevisto, porqué elijo esto y no esto otro.

Me identifico con los pintores que se encuentran a una tela vacía, que en mi caso es la urdimbre, que habrá que cubrir. Aunque los materiales con que trabajamos son diferentes, desarrollar formas, colores, texturas y lograr con eso una imagen equilibrada, que exprese lo que queremos decir, me acerca mucho a la pintura. La escultura también está presente cuando aparece el volumen, la obra en tres dimensiones.
arriba